FELIZ DIA DE SAN VALENTIN

 

¡El día de los enamorados ha llegado! Nos ilusiona. Nos encanta. Y nos llena el estómago de mariposas. Pero que no os engañen. Cada día es una oportunidad nueva para enamorarte de la vida. ¡De tu pareja, de tu trabajo, de tu vida entera!

Hoy, en Lonbali, aprovechamos este día para hacer una declaración peligrosa.

El amor a veces nos desquicia, nos vuelve egoístas, nos agarra y a la vez nos paraliza.

La mayoría de las veces hablamos de estar enamorados de alguien. Como si amar se tratara de una actividad que requiere dos cuerpos. Como si estuvieras a punto de perderlo y trataras de agarrarlo antes de que se te escape de las manos. El amor no es “dirigido”. El amor es como respirar. Forma parte de cada átomo de tu ser. Es tu esencia en estado puro. Porque uno no puede “ser” sin amor.

Hoy podemos hablar de enamorarnos de nosotras mismas. Sin necesidad de príncipes, ranas o princesas. ¿Porqué no celebrar el amor por lo que es? Cada vez se habla más de la importancia de quererse a uno mismo, de tener confianza en uno mismo. Y es verdad. Porque es tu arma más fuerte. Vayas dónde vayas. Estés dónde estés. Quiérete a ti misma. Pero no pienses en ello. Porque lo convertirás en una actividad y, por lo tanto, lo destruirás y lo harás pedazos antes de poder llegar a conocerlo. No debes comprometerte a ello, sólo te engañarás a ti mismo. La mente no puede amar. Solo tú. El amor es como respirar. (OMMM)

Hay una cita de la película Interestellar que lo explica muy bien: “El amor trasciende el tiempo y el espacio”. Forma parte de ti, como si de un atributo intangible se tratara. No puedes deshacerte de él, porque está en ti. Pero debes honrarlo y por lo tanto, debes honrarte a ti mismo.

Por eso tanta meditación, tanto yoga y tanto ommmmm. Cuando uno está conectado consigo mismo podrá experimentar su SER y por lo tanto, todo su AMOR. Siempre está ahí. Pero a veces nos olvidamos de él con tanto ajetreo y tanto trabajo. Y de repente. PUM! Ahí estaba. Todo el rato. Y tú sin prestarle atención. Y lo mejor de todo. Todo el mundo se beneficiará. Porque el amor requiere compartir. Su pura esencia es eso. Para ti y para mí. Y brillará aún más y más, sin que te des cuenta de ello. Los otros estoy segura de que lo harán.

Es genial usar la lógica y la razón, de hecho aquí en Lonbali tenemos gran devoción por el intelecto y lo que todos somos capaces de hacer. Ciencia, tecnología, innovación. Las armas humanas hacia el éxito. Para aprender y , por lo tanto, para enseñar. Pero el amor gobierna nuestras vidas. Da forma a nuestros mundos. El amor es, de lejos, nuestra mayor fuente de poder. Amarse a uno mismo. Amar a los demás. Para cuidar y que te cuiden. Y sobretodo, aceptar el amor como se te es dado. Una palabra, una sonrisa de un desconocido, un noche loca, un abrazo de tus padres. El amor es extraño. Es fuerte. El amor nos hace creer en CREER. Nos une a todos como a uno sólo. “Yo te tengo a ti, tú me tienes a mí”.

¡Para seguir viviendo amorosamente y amar viviendo!

Feliz día de San Valentín

Comments
Lonbali