My #Bleasure, why not?

Por fin, hemos aprendido que la vida no es aquello que sucede el fin de semana, o durante las vacaciones. Hemos aprendido que la vida son todos y cada uno de los 1440 minutos que se nos ponen por delante cada día… ¡y estamos dispuestos a no desperdiciar ni uno solo!

Es nuestra decisión, es nuestra actitud. Queremos disfrutar trabajando y trabajar disfrutando. Y hacer deporte a mediodía, no solo por salud, sino por placer y por compartir. Quedar con un amigo, y charlar hasta el amanecer, y dormir, o no… y volver a empezar al día siguiente con las mismas ganas.

¿El objetivo? Que la rutina sea un buen plan.

Abrir la agenda y saber que, de forma natural, se va a llenar de citas, viajes, reuniones, tareas y llamadas de trabajo, y de pequeños momentos irrepetibles, en convivencia con maravillosos espacios vacíos, para “hacer nada” o para improvisar… Hemos aprendido que un viaje de trabajo puede ser, también, una ocasión de conocer un lugar nuevo y disfrutarlo y que un domingo por la tarde, puedes revisar el correo de tu trabajo, sin estresarte y, si esos minutos te permite organizarte la semana, ¡bienvenidos sean los emails del domingo!

Seguro que más de uno se identifica con el concepto “difuminar la línea del trabajo y la vida privada”. Se trata del #BleasureConcept, la forma de unir business & pleasure, de forma saludable y generando una sinergia en la que todos ganan.

Entrega, dedicación y lealtad, eso es lo que obtiene la empresa. Compartir, conciliar y disfrutar, son los beneficios para el trabajador, y por lo que está dispuesto a “negociar” con su tiempo. Por ello, actualmente, los viajes de trabajo, alternan actividades de ocio con reuniones y mesas redondas. Es la forma que un pesado viaje de business se convierte en algo más parecido a una escapada de weekend, pareja o familia incluida. Todo apunta que esta práctica fomenta la motivación y las ganas de lograr los objetivos. Parece que el concepto de #bleasure realmente funciona, ¿verdad?

Los expertos afirman que la informática y la moda son dos sectores pioneros a la hora de adoptar la tendencia de bleasure, y Lonbali es, sin duda, un claro ejemplo. Porque no solo viajamos por trabajo en familia y disfrutamos de cada rincón, de cada momento, sino que las diferentes colecciones son fruto de estos destinos, tan vinculados de la familia: London, Barcelona y Bali, como punto de partida, de destino… o de paso, ¿quién sabe?

¿Y tú, te apuntas al #BleasureConcept con tu nuevo Lonbali? 

Blackbook