Omán, 5 imprescindibles y 1 aventura en la Arabia más fascinante

Aguas de azul intenso, mares de dunas doradas en desiertos infranqueables, oasis de color turquesa, viejos cañones a los que asomarse mientras se negocia la compra de una alfombra… así es este lugar, capaz de seducir a cualquiera.

Situado al suroeste de Asia y en la costa sureste de la península arábiga, Omán cuenta con un pasado muy antiguo por cual sienten profundo orgullo. Su fuerte sentido de identidad y una gran prudencia en sus formas, forjan la personalidad de sus gentes… Más allá de las murallas de su capital, se extiende este acogedor paisaje cambiante, siempre en tránsito entre el desierto y el cálido Océano índico.

Omán muestra orgulloso sus costumbres sin las grandilocuencias ni estridencias a las que nos tiene acostumbrados la mayoría de países Árabes. Las ciudades bajas de Omán conservan sus encantos tradicionales y los valores beduinos permanecen en el corazón de una bienvenida omaní. Con una generosa belleza natural, desde montañas espectaculares, desiertos al viento y una prístina costa, Omán es la opción obvia para aquellos que buscan la cara moderna de Arabia y sentir su alma más antigua.

Sergio Viladomiu, nuestro experto en viajes, nos cuenta que el Sultán Qaboos ha sido  considerado el artífice del avance del país hacia la modernidad -desde su golpe de estado sin derramamiento de sangre en 1970-. Desde entonces, el país se ha puesto al nivel de sus vecinos más prósperos y goza de excelentes hospitales, universidades, hoteles, una magnífica red de carreteras y hasta las poblaciones más remotas disponen de electricidad.

Es un destino pacífico, estable y con un amplio abanico de experiencias para el visitante: impresionantes playas solitarias, paisajes incomparables en sus formas y colores, tradiciones culturales ancestrales, arquitectura religiosa espectacular y gente amable. Visitar un zoco y empaparse de colores y artesanía.

Millas y millas de costa azul y arena clara, salpicada de pequeñas embarcaciones de pesca, palmeras y sus acogedoras sombras y todo el día por delante para decidir dónde parar… Montañas q

ue se elevan hacia lo más alto, hipnotizantes wadis aguamarina y dunas de arena dorada,. ¿Todavía dudas que Omán es uno de los mejores destinos en Oriente Medio?

Éste es el plan:

  1. El desierto Wahiba en dromedario. 14.000 kilómetros de dunas de color tostado, a tan solo 200km de la capital. Sinuosas siluetas de dromedarios cruzando tranquilamente en el horizonte, incluso con un poco de suerte te encontrarás a un grupo de beduinos a caballo. Glamping bajo las estrellas con un lujo local súper apetecible.
  2. Wadi Shab, o el nuevo color de tu vida, el turquesa del oasis del desierto. Quedarás impresionado por la belleza de los wadis, verdaderos oasis que discurren entre las montañas formando piscinas naturales situadas a diferentes niveles. En las superiores, es posible bañarse, la experiencia es memorable.
  3. Mascate, la capital, ofrece rincones muy interesantes, museos para visitar y callejear, no puedes perderte el El Museo de Omán, que descubre al visitante todo sobre la ciudad y La Gran Mezquita del sultán Qaboos, una de las más grandes del mundo.
  4. Shopping al estilo Oriente Medio, toma nota: los mercados de Mutrah y Ruwi
  5. Y aprovechando que estamos en la zona, no dejes de visitar la Torre del Reloj de Ruwi, espectacular tanto de día como de noche, con sunsets incomparables.

Todavía hay más ¿Quieres aventura en el desierto? Omán tiene todos los ingredientes para vivir una aventura natural. Saliendo de la ciudad nos hemos dirigido a la cordillera de Al Hajar, una de las regiones más espectaculares de Omán desde donde se puede conducir hasta lo alto de Jebel Shams, la montaña más alta del país, con 3005m. Esta zona es el punto de partida ideal para los viajeros de aventura y también un tesoro para los entusiastas la de historia y la cultura donde podrán explorar las ciudades de Nizwa (Nizwa Fort), Bahla, el Castillo Jabreen y Fort Bahla protegido por la UNESCO.

Después de un par de noches de glamping en las montañas, nuestro experto wanderlust Sergio Viladomiu, de Villas del Mundo-Travel Experiences, nos dirige a Wahiba Sands, el desierto de Omán, donde hemos podido disfrutar de la experiencia de dormir en unas tiendas de lujo y de conducir por las enormes dunas que llegan a alcanzar más de 100 metros de altura. Las vistas son… ¡no hay palabras!

Para finalizar nuestro viaje nos dirigimos a la Península de Musamdam. Objetivo: descansar y disfrutar de las mejores playas del país en contraste con el desierto y los más de 20km de fiordos con un agua transparente y sin oleaje.

Omán es un destino ideal para viajes de familias y parejas, todos encontramos el ingrediente que nos enamorará del viaje, del lugar y de sus gentes. Su cultura, las playas interminables o ese sabor de aventura exótica, entre otras muchas cosas… tú escoges!

¿Te has enamorado de Omán? Nosotros sí… 

Blackbook