¡Correr no es de cobardes! Apúntate al Power Walking!

Algo tan cotidiano como caminar, puede convertirse en el cómplice perfecto para estar en buena forma. Hablamos del Power walking o Smart walking, uno de los entrenamientos con mejor relación sacrificio-beneficio.

Además, celebrities como Jessica Alba, Elle Macpherson o Katy Perry se han apuntado a esta moda y puedes verlas practicar el power walking por las calles de cualquier ciudad.

Elle Macpherson practicando power walking.

Con nombre digno de un súper héroe, este entrenamiento ha llegado a nuestras ciudades, instalándose en todos los segmentos de la sociedad. Se trata de caminar con plena conciencia del movimiento, la respiración y el ritmo. Solo así obtenemos los máximos beneficios para nuestro bienestar y nuestra salud.

La mayoría de nosotros caminamos en nuestro día a día, pero no siempre sabemos hacerlo de forma correcta. La postura, la pisada, la respiración o la activación del abdomen son conceptos importantes. En poco tiempo esta actividad se convertirá en tu entrenamiento más saludable.

¿Cómo empezar y dónde? En primer lugar es fundamental escoger un calzado adecuado. Una zapatilla que sujete el pie sin impedir su movimiento, permitiendo elevar ligeramente los dedos, pero no el talón, y con suela provista de cojín. El lugar perfecto es saliendo por la puerta de tu casa. Por supuesto si tienes posibilidad de practicarlo en plena naturaleza, mucho mejor, muchas ciudades ofrecen zonas verdes adecuadas. Lo cierto es que cada vez son más las personas que lo practican en las ciudades, en el paseo marítimo, avenidas arboladas… La distancia óptima es de unos cinco kilómetros y medio en unos 60 minutos, durante los cuales no dejaremos de caminar. Por cierto, al trabajar al 70% de nuestra frecuencia cardíaca, durante este tiempo, conseguiremos además un gasto de unas 400 calorías.👍🏼

¿La postura? es básico tener en cuenta estos tres puntos: hombros atrás y abajo, cabeza arriba y pecho arriba. ¡Ah! es bueno mantener siempre el abdomen activado para reforzar la zona a la vez que proteger la lumbar. Poner atención en la respiración, para mantener el ritmo y los músculos oxigenados en todo momento ¿Los músculos más beneficiados? Es fácil adivinarlo, las piernas, los abdominales y los glúteos. Es recomendable practicarlo tres veces por semana, para obtener además, beneficios interesantes para nuestro sistema respiratorio y cardiovascular. ¿Las contraindicaciones? En realidad no tiene.

Y si quieres saber qué lugar se considera el paraíso del power walking, por los paisajes, la luz, los senderos y, cómo no, el azul que rodea siempre esta isla: ¡hablamos de Santorini!

Santorini, templo del power walking.

¿Adivinas lo que más nos gusta del power walking? ¡Que es totalmente personalizable!
Cada persona puede practicarlo al ritmo que le convenga, según su condición física, su edad y objetivo. Dedicando el tiempo de que disponga y la velocidad más adecuada a su cardio, y podrá mejorar de forma visible, sencillamente incrementando la intensidad y los minutos dedicados.

¿Quién se anima a probar el #PowerWalking y nos cuenta su experiencia? 🏃🏻

 

Blackbook