El Mundo del Yoga

La palabra Yoga se traduce del Sánscrito como unión, unión entre cuerpo y alma.

El yoga es una disciplina milenaria nacida en la India, a través de prácticas como el Hinduismo y el Budismo en la que se trabaja el equilibrio físico y mental a través de posturas, respiración y meditación.

Se trata de encontrar el equilibrio tanto en el cuerpo como en la mente a través de una práctica que abre nuestra vida al presente.

 

El Yoga no nos enseña a ser felices sino a fluir con los acontecimientos de nuestras vidas tal y como estos llegan a nosotros y eso sí es un camino hacia la felicidad.

La práctica del Yoga nos da herramientas para escuchar a nuestro cuerpo, para sentir que es lo mejor para nosotros y recibir todo lo que ocurre con simplicidad.

Y no, no hace falta ser flexible para empezar una práctica. Simplemente se necesita una mente dispuesta a aprender y a escuchar. Y eso yace en nuestra actitud, no en nuestra capacidad para tocar el suelo con las manos mientras flexionamos la espalda hacia delante. El cambio surge de nosotros y poco a poco lo vemos reflejado en nuestros cuerpos. De esta forma despierta las ganas de cuidarnos, de ser sanos, de comer bien y sentirnos bien en nuestra piel.

Cuanto más aprendes más te das cuenta de lo poco que sabes. Como en la vida misma es un camino de aprendizaje constante que te enseña a unir tu cuerpo, tu mente y tu espíritu para sentirte en paz. Eso se logra a través de posturas de fortaleza y flexibilidad (asanas) que fluyen con la respiración (pranayama) para luego poder llegar a meditar.

Actualmente existen muchos tipos de Yoga pero el término más utilizado en Occidente es el de Hatha Yoga. No sólo abarca las demás prácticas sino que constituye una disciplina que trabaja el cuerpo físico para llegar a la meditación. Es una gran base para empezar una práctica ya que el resto de estilos nacen de este Yoga.

El Hatha Yoga es también un término general para describir los tipos de yoga que más se realizan, entre ellos encontramos algunos como los siguientes:

20ac9a02a40bdaea556b3bd06b435554

 

Vinyasa: Vinyasa es el nombre sánscrito para la unión del cuerpo y la respiración. El Vinyasa armoniza cada movimiento con una inhalación, exhalación o retención de la respiración creando de esta forma movimientos fluidos.

Ashtanga: es un tipo de yoga con movimientos intensos y rápidos que encadena posturas fluidas ligadas a la respiración (vinyasa). Las posturas se realizan siempre en el mismo orden ya que siguen unas secuencias determinadas.

Iyengar: Esta enraizado en la antigua tradición yóguica y fue creado por el gurú B.K.S Iyengar. Es un sistema clásico de Hatha Yoga que se centra en la alineación del cuerpo y sus secuencias suelen estar determinadas.

Kundalini: basado en el despertar de la “energía Kundalini”, en el desarrollo de esta energía que nace en la base de nuestra espina dorsal y resurge como una serpiente.

Acroyoga: Esta es una práctica mucho más reciente y como su nombre lo indica es una mezcla entre la acrobacia y el Yoga. Requiere un gran equilibrio pero sobretodo confianza ya que es una disciplina en equipo.

Yoga restaurativo: genial para aquellas personas que trabajan mucho, con dolores y contracturas de espalda e incluso para personas con lesiones. Este Yoga se centra es restaurar el equilibrio y bienestar de nuestro cuerpo y mente. Podríamos describirlo como una Yoga de la rehabilitación.

 

yoga

 

Aplicar el Yoga en tu vida

No es necesario sentarse en la postura del loto mientras repetimos “Ooommmmm” o despertarse a horas intempestivas para sentarnos a meditar en silencio. Podemos introducir el Yoga poco a poco en nuestra vidas con ejercicios tan simples como estos:

Una rutina de estiramientos matutinos: establecer una rutina sencilla de 10 a 20 minutos de estiramientos para empezar el día con energía, reactivar nuestros músculos y circulación. Las posturas pueden sencillas: la postura del niño, el perro boca abajo, flexión hacia delante de pie, el gato y la vaca o secuencias de saludos al sol, entre muchas otras.

Cultivar la tranquilidad: La próxima vez que alguna situación te irrite o te haga reaccionar, para y respira profundamente. Piensa en las inhalaciones y las exhalaciones. Visualiza ese aire que entra y sale. No te precipites en juzgar y reaccionar. Busca el lado bueno de las cosas incluso en los momentos más frustrantes. Eso sí es un desafío. No dejarse llevar por la emoción y el enfado, desarrollar nuestra capacidad de permanecer tranquilos ante la adversidad. Y sobretodo siempre volver a la respiración, al momento presente.

Meditaciones guiadas: existen aplicaciones, videos en internet y multitud de recursos que nos ayudan a sentarnos en silencio y tomar una pausa ante el ajetreado ritmo de vida e información al que estamos sometidos. Aunque también podemos utilizar el método tradicional y enfocar nuestra mente al momento presente a través de nuestra respiración o atención hacia cada actividad que realizamos, ya sea cocinando, haciendo deporte, disfrutando de la compañía de un amigo o conduciendo.

 

Y esta es una pequeña introducción al infinito mundo del Yoga, una práctica que cambia vidas.

 

cbb440da980ce025ed96367bc9cea68d

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anna Cabré.

Lonbali