Mindfulness, ¿moda o ciencia?

Mindfulness, dicen que es la nueva forma de ver la vida, una moda que llega para quedarse, un conjunto de milenarias técnicas de meditación oriental y se resume en algo tan sencillo como vivir con atención plena, ¡como si tu vida dependiera de ello!

Así de contundente y profundo se afirma Jon Kabat-Zinn, promotor del Mindfulness en Occidente. Habla como un gurú, pero este biólogo molecular es Catedrático de Medicina en la Universidad de Massachusetts, investigador y ha conseguido integrar las técnicas de relajación, meditación y conciencia plena, en tratamientos para el estrés, el dolor crónico, la ansiedad, el pánico, paliar los efectos del cáncer o enfermedades del corazón. Su proyecto vital se consolida con la creación de la Clínica para la Reducción del Estrés y el Centro de Atención Plena para la Medicina en la Universidad de Massachusetts. Todo ello es un aval incuestionable para los más escépticos, aquellos que, apegados a creencias individuales o sociales, se cierran las puertas de esta nueva felicidad…

Aquella amiga que insiste en llevarte a yoga, un conocido que, tras un episodio de estrés, empieza a practicar meditación… Seguro que has oído hablar del Mindfulness… Y es que cada vez son más las personas que buscan vivir una vida plena, en el día a día, ¡sin esperar a las vacaciones de verano! Cada día, incluso el lunes, puede vivirse en ”atención plena” y la clave está en nuestras manos. La conciencia plena se ejercita prestando atención de manera activa en el momento presente y sin juzgar. Desarrollar la capacidad de abrazar la realidad de las cosas es curativo y transformador, cambia nuestro cerebro, tal como demuestran las investigaciones neurológicas.

¿La clave para empezar una vida más mindfulness? Prestar máxima atención a la respiración.

Observar, aceptar sin juzgar, sin retener. Largos silencios para meditar, prestando atención a la respiración, a nuestro cuerpo, a nuestros pensamientos y emociones… identificarlas, aceptarlas y seguir respirando… Y así, cada día.

¡Lo mejor es que, además, el mindfulness potencia la creatividad!

Es un campo de investigación emergente, pero existen estudios que relacionan el mindfulness con la creatividad a través de aumentar, modificar o disminuir ciertas variables:

Aumenta la atención, la regulación emocional, la sensación de bienestar, las emociones positivas y openmind a nuevas experiencias. Y todo ello, potencia la creatividad.

Modifica las estructuras cerebrales en el cortex prefrontal, comportamientos complejos, rasgos de personalidad, función ejecutiva. Y todo ello, potencia la creatividad.

Disminuye el estrés, la ansiedad, el neuroticismo. Y todo ello, potencia la creatividad.

Por eso… hoy te recomendamos, abrir tu mente, escuchar música diferente, leer acerca de nuevas ideas, colorear mandalas como si fueras un niño, comer alimentos de tus colores y… sentirte agradecido, todos los días, de pequeñas cosas, como disfrutar de un nuevo bolso Lonbali con tu sticker preferido.

Lonbali